Antes de juzgar mi vida o mi carácter...ponte mis zapatos, recorre el camino que he recorrido, vive mis penas, mis dudas, mis carcajadas...!!! Recorre los años que he recorrido y tropieza ahí donde tropecé y levántate así como yo lo he hecho...!!! Cada cual tiene su propia historia y entonces ahí podrás juzgarme!!!
Patricia Elena Vilas, poeta de la República Argentina

jueves, 8 de septiembre de 2016

DESDE EL PRESBITERIO DE LA IGLESIA DEL PUEBLO {APARECISTE DE PRONTO PARA MARCHARTE}

Desde el presbiterio de la iglesia del pueblo
hasta la cama donde me paría mi madre,
todo anunciaba naufragio.

El niño viene mal,
la matrona que sin serlo y su receta
—«dadle coñac, le calmará el dolor»—
que casi ciega la puerta de la vida;
las vecinas en bandada
—«la madre ha muerto»—;
los gritos desgarradores de mi padre
—«que llamen al cura»—
y sus carreras de desesperación y llanto.

Mi naufragio comenzó la Nochebuena
de mi nacimiento. Aquel aire
traería tiempos sin espacio,
yo no era de aquellos montes.

Busqué de la Vega
mi voz entre sus caballones
y bajo aquel cielo purísimo
comencé a sentirme ajeno al tiempo.

Yo no sé por qué después de llegar,
recorrer, sentir y contemplar aquella tierra
encontré mi propia soledad. Mi vida ha sido
un réquiem de luz

y todos mis nombres fueron aire

y llegó el silencio.

Siempre el silencio.
El silencio.